8327656574_b1368b4041_z

El hielo perfecto: el secreto mejor guardado del gin tonic

Aunque pueda parecer fácil, preparar un gin tonic de calidad conlleva varios pasos básicos que no debemos pasar por alto: la selección de la ginebra y la tónica de calidad, los cítricos, el vaso…Pero, ¿no echáis en falta uno concreto?

Nos referimos al hielo, uno de los componentes prioritarios de este cóctel pero que pasamos por alto más a menudo de lo que deberíamos, ya que los consumidores rara vez caemos en la incidencia que tiene este elemento con respecto al cómputo global de nuestro cóctel.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Y es que, como veremos a continuación, el hielo es un aspecto crucial en la elaboración del gin tonic perfecto. De hecho, probablemente es el secreto que decanta la balanza hacia la excelencia de esta bebida.

Pero, ¿qué aspectos deben tenerse en cuenta a la hora de seleccionar el mejor hielo para nuestro gin tonic? En primer lugar, cuidarlo, que éste no se encuentre almacenado junto a otra comida o en un congelador cualquiera.

El hielo debe situarse en un compartimento diferente al resto de los alimentos pues, debido al frío que concentra el congelador, es capaz de mezclar los aromas y, con ellos, transmitirlos al futuro gin tonic que confeccionemos.

El segundo aspecto del que nos tenemos que preocupar es de las características del cubito de hielo. En primer lugar, que sea grande, duro y sin huecos en los interiores de éstos. Estos rasgos no son caprichos ni aspectos baladíes, sino que con ellos conseguimos que tarden más en derretirse.

De la misma manera, debemos tener cuidado con el agua a partir de la cual confeccionemos nuestros hielos. Para la mayoría de los expertos esta agua debe ser mineral natural, pues el resto contienen cloros que pueden alternar físicamente el resultado y lo que es peor: el sabor de nuestro gin tonic.

¿Echáis en falta alguna característica más del hielo del gin tonic? Una muy especial y conflictiva es la cantidad de cubitos que este cóctel debe contener. Aunque la métrica varía, lo importante es que ésta no descienda de seis o siete. En este caso, no hagáis lo que la mayoría que pone únicamente dos o tres hielos, inconscientes de que la copa no conservará el frío ni ayudará a retrasar que éste se derrita.

3 thoughts on “El hielo perfecto: el secreto mejor guardado del gin tonic”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


six − = 4

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>