1609983_700874193268027_1673126141_n

Cómo hacer un gin tonic para Halloween

Dicen que todo se pega…menos la hermosura. Y si atendemos a este refrán lo cierto es que tiene muchas posibilidades de convertirse en verdad. Porque, ¿os habéis fijado cómo nos han transmitido tradiciones de las que poco o nada conocemos y hoy en día las reproducimos como si fueran propias?

Nos referimos, en concreto, a la fiesta de Halloween. Un invento venido del otro lado del charco y que cuenta con grandes seguidores entre los ciudadanos patrios. ¿Moda pasajera? ¿Tendencia enraizada? Desconocemos cuál será el destino de esta celebración pero lo cierto es que no deja indiferente a nadie, seamos grandes o pequeños.

Disfraces, decoraciones, fiestas temáticas. Todo vale para celebrar este día. ¿Todo? Todo, hasta ‘fabricar’ un gin tonic a la medida de esta colorida tradición. Seguro que los amantes de este cóctel estaréis deseosos de conocer más detalles sobre la fórmula mágica. ¿No es cierto?

La verdad es que preparar un gin tonic basado en Halloween no es una tarea complicada. Basta con tener imaginación…y los ingredientes adecuados. Así, lo mejor es que os hagáis con el producto estrella de esta fiesta: la calabaza. A partir de ahí, todo irá rodando. Para ello, es importante utilizar una ginebra adecuada, como es el caso de la número 209, una bebida con la que la calabaza combina a la perfección. A su vez, la tónica Q Tonic facilitará que hagáis un gin tonic adecuado para la fiesta.

Para elaborar vuestro gin tonic, basta con enfriar con hielo una copa de balón, y recordad: eliminad el exceso de agua que pueda quedar en la copa. Después tenemos que servir entre 5 y 10 centilitros de ginebra en la copa y, a continuación, aromatizarla con dados de calabaza. Aquí es importante que tengáis cuidado, pues se trata de un produzco que debéis pelar con coherencia.

Uno de los dados podéis pasarlo por el borde de la copa antes de dejarlo en el interior. Así probaréis el dulce sabor de esta hortaliza. Con la calabaza y la ginebra solo nos hará falta coger una rama de cilantro, exprimirla ligeramente y derramarla en la copa. Así, el último toque será añadir la tónica, eso sí: muy lentamente y utilizando una cuchara como tobogán. Así evitaremos que se rompa el carbónico.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


4 × = four

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>