tonicas

¿Qué encontramos en la nueva ola de las tónicas aromatizadas?

Era inevitable. En los tiempos que nos ha tocado vivir no se aplica el sabio y práctico principio anglosajón de “si no está roto, no lo arregles”. Al contrario, si algo funciona o está en pleno auge, surgen multitud de variaciones de la mano de sus propios creadores, siguiendo la filosofía “si esto te gusta, esto que se parece mucho también”. Como ocurre con casi cualquier producto, la tónica no es inmune a este proceso.

Así, no es raro encontrar en las estanterías de las tiendas especializadas (y cada vez menos especializadas) versiones aromatizadas de la clásica tónica. ¿Qué tienen de malo el agua carbonatada, la quinina, el azúcar y el limón? Nada, nada; sin embargo, ahí están esas versiones, y habrá que darle el beneficio de la duda y probarlas.

Parte de la familia Fever-Tree

Sería trabajoso y ocuparía muchas (pero muchas!) líneas dedicarnos aquí a referir tooodas las tónicas aromatizadas que han aparecido en el mercado, muchas de ellas como hermanas pequeñas de marcas asentadas; así, todos hemos visto alguna Schweppes con la etiqueta rara u oído hablar de ediciones especiales de gran personalidad, como las Ledger’s o las Original (de mandarina, de menta, de canela, de cereza, de regaliz…)

Una nueva generación de tónicas llegadas para quedarse

Se trata más bien de reflexionar sobre si estas tónicas vienen a enriquecer las posibles combinaciones del gin tonic o son más bien un producto de marketing para exacerbar el consumo de excentricidades (sobre todo entre los que no terminan de gustar del gin tonic de toda la vida). Ese dilema divide a los aficionados, sobre todo porque muchas de estas nuevas tónicas son proyectos razonados y cabales, pero otros, claros anzuelos para los paladares excéntricos.

Estas tónicas, a las que se critica sobre todo por “matar” los aromas de la ginebra, suelen pecar de dulzor y de burbuja poco intensa. A favor cuentan con una potencia aromática que permite a los mixeros combinarlas acertadamente con algunas ginebras específicas e incluirlas en cócteles más allá del gin tonic.

Sus detractores las ven como versiones pervertidas de la tónica que sólo ayudan a crear gin tonics de sabores confusos. Para sus defensores abren un amplio campo de posibilidades para la experimentación. Desde aquí te animamos a probarlas; siempre hay que formarse una idea propia, si se puede. Eso sí, presta atención a las combinaciones que vas a hacer, para intentar extraer lo mejor de cada ginebra y cada tónica en una combinación armoniosa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


+ one = 3

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>