quintuple

No hay quinto malo: ginebras de quíntuple destilación

El súmmum, el rien ne va plus, el top del top, lo más de lo más: eso serían las ginebras Premium de quíntuple destilación; o al menos, eso aspiran a ser. No importa la naturaleza del alcohol base, ni los botánicos, ni el agua que se utiliza. El número de destilaciones parece directamente proporcional a la calidad de la ginebra. ¿Esto es verdaderamente así?

Bayswater, Haswell, The Botanical’s, Zuidam, Elderflower, Right Gin, Bluecoat, Brecon, Edinburgh, Blue Ribbon, Nº 209… Entre otras. Muchas ginebras, algunas clásicos consagrados, otras apuestas más recientes y menos conocidas, optan por este camino para, según dicen, obtener un mejor producto; y no te preocupes, se cuidan muy mucho de publicitarlo para incrementar su prestigio.

Sólo una de cada 10 ginebras premium pasan por una quíntuple destilación.

¿Qué se pretende destilando y redestilando un alcohol cinco veces? ¿Es que no basta con una? Pues bastar, bastaría, pero parece ser que sí, que cuanto más destilado está un alcohol, más refinado resulta al paladar. También ayuda (y mucho) a una correcta integración entre el alcohol base y los botánicos, mucho más matizada que si el proceso de destilación se hace sólo una vez.

La quíntuple destilación es una seña de identidad

Y ¿qué se consigue? Bueno, es una forma trabajosa pero segura de refinar, refinar y refinar la ginebra para obtener un resultado final delicado y suave, digno de los paladares más finos y exquisitos. Sin toques alcohólicos, sin aromas bruscos, todo bien cocido y recocido junto. No sé si es un buen símil, pero es como cuando decimos que un caldo o un cocido están más ricos al día siguiente… Pues eso…

El procedimiento ofrece la posibilidad de numerosas intervenciones. Algunos botánicos pueden introducirse antes o después para corregir aromas. Es el caso de la noruega Kimerud (añaden bayas de enebro en la quinta vuelta). También se puede jugar con la duración de las destilaciones y su periodicidad. Isfjord redestila cada once horas, por ejemplo. Otras (como Gilt) introducen maceraciones intermedias entre destilaciones.

Muchas casas ginebreras acompañan este complicado proceso de destilación con un mimo extremo del producto, utilizando botánicos muy selectos, orgánicos, etc. Es el caso de Arctic Velvet, por ejemplo. La quíntuple destilación es una seña de identidad que, aparte de trabajar los aromas y potencia de la ginebra, sirve para identificar aquellos productos trabajados con meticulosidad, un alto nivel de exigencia y mucha dedicación. Un buen elemento en el curriculum de cualquier ginebra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


eight − 6 =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>