mombasa

Mombasa, de caballeros y colonos

Hoy toca hablar de una ginebra de las que ya se han convertido en un clásico y están en la mesilla de cabecera de más de un aficionado a los gin tonics. Hablar de Mombasa es referirse prácticamente a toda una subespecie de ginebras dentro de las London Dry: las más especiadas, las que se inspiran en y suspiran por el viejo Imperio Inglés de la era victoriana.

Mombasa pretende ser una ginebra de toda la vida, tanto por su presentación en vidrio amarillo con asa y etiquetado retro, como (y sobre todo) por su filosofía de trabajo: de unos buenos productos y un buen tratamiento sale una ginebra de calidad. Y, sin salirse del canon amargo del enebro, Mombasa apuesta claramente por el toque especiado que nunca dejará de estar asociado al origen de la ginebra inglesa.

Mombasa. Aquí seguro que está bueno el gin tonic…

En cuanto al método, la gente de Mombasa se lo tiene estudiado. Un alcohol de base de grano. Cuatro destilaciones en un proceso por lotes (batch) para obtener los mejores resultados y poder proclamar una categoría premium bien ganada. Y una selección de botánicos que haga que el esfuerzo valga la pena.

Mombasa se inspira en el club británico de la ciudad homónima, en Tanzania

Once botánicos que parecen una alineación de lujo de una destilería de los años setenta. Enebro en la portería. Como centrales, muy sólidos, Raíz de Angélica y Coriandro, con Limón y Naranja en las bandas, con recorrido. En el centro tenemos tres viejos conocidos: Nuez Moscada, Clavo y Comino, dando carácter al equipo. Por delante, Regaliz, muy ofensivo. Y en punta un dúo bien compenetrado, Canela y Corteza de Cassia.

Confieso que a veces me lío (más allá del tercer gin tonic) y pido Mufasa en vez de Mombasa. Creo que es porque me recuerda al papi del Rey León. Grandiosa, sí, pero no hay que tenerle miedo al acercarse: suave y elegante, se notan las cuatro destilaciones y el enebro (empieza bien). En la boca es fresca, predominando los dulces (canela, naranja, regaliz, casia). Luego llegan las especias con toda su fuerza y profundidad dulce pero picante. El final no es demasiado seco.

Mombasa es una de esas ginebras que conviene probar solas para darle una oportunidad (como a las patatas fritas, en otro género distinto). Pero hay que reconocer que tienta mezclarla. Se suele insistir en la naranja y la angostura. Pero también se puede llevar a los cítricos (citronella y twist de pomelo), a los picantes (con jengibre) o incluso acompañar con hibisco y lavanda para “enflorarla”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


3 × = twenty seven

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>