gibsons

Gibson’s: la última de su estirpe

Ayer estuvimos cenando con unos colegas, una pareja polaca que trabaja con nosotros (con mi parienta y servidor, me refiero). Pensé que iban a venir con el vodka de rigor, ojo, que no me parece mal, o, como estamos en Francia, su botellita de pastis. Pero no. Aparecieron con una botella de litro de Gibson’s. Tuve que abrazarlos, aunque se sintieron algo incómodos. Cosas del shock cultural.

Y es que Gibson’s no es cualquier cosa. 37,5o, una botella clásica rectangular y una etiqueta blanca que se confunde con otras cien en cualquier estantería. Un precio bastante asequible y ninguna llamada publicitaria, ninguna rareza que la haga diferente. Una medalla en 2008 en un certamen no muy conocido. Sin embargo, estamos ante una de las ginebras más respetuosas con el estándar que podamos encontrar, por una suma más que razonable.

Sí, seguro que a Mel le gusta. Mucho.

Gibson’s es uno de los productos estrella de la cas francesa La Martiniquaise. Se fabrica en Inglaterra, pero donde es realmente popular (la ginebra más consumida, que no es poco) es en Francia y en Suecia. Quien diga que los suecos no saben beber es que no los conoce. El perfil perfecto de una ginebra Premium que, ajena a modas y patrones de marketing, es reconocida por los usuarios desde hace más de una década.

Difícil encontrar una mejor relación calidad-precio

Gibson’s se elabora por lotes, con alcohol de base de grano y rebajada con agua pura. Parte de una receta botánica de lo más clásico: enebro, coriandro, angélica, limón y naranja, canela y casia y, tal vez la clave de todo el asunto, pétalos de rosa. Se lo perdonamos. El resultado no es espectacular; el resultado es ginebra, de la de verdad, de la que bebería tu padre y reconocería como tal. No todas pueden decir lo mismo.

Se reconoce como ginebra a ojos cerrados: los toques de pino del enebro, el tono de pan de las especias, el cítrico del limón. En la boca manda también el enebro, potente y resinoso, y luego el coriandro, más árido. Al final se descubre redonda y cremosa, con predominio ahora de la astringencia de los cítricos. Semilarga, acaba rimando también en enebro. Y todo eso sin clavarte 40 euros. No todas pueden decir lo mismo.

Gibson’s es una ginebra ideal para elaborar un pedazo de gin tonic. Asegúrate de usar una tónica de calidad. Puedes acompañarla con los aromáticos que prefieras. Es muy adecuada para quienes gustan de los cítricos: qumkat y hierba limón, por ejemplo, serían buena compañía. Si prefieres las especias, pimienta negra y coriandro realzarán de maravilla esta ginebra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


2 + eight =

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>