caorunn

Caorunn: orgullo de Escocia

Ginebras escocesas hay muchas, y muy buenas. Caorunn es una de esas que deja el Saltire (el pabellón escocés) bien alto. El resultado del trabajo de una de esas pequeñas destilerías británicas que han dado en el clavo siguiendo una estricta receta de tres ingredientes: estándares de calidad altos, aroma a terruño y pequeña escala.

Situémonos. Las Highlands escocesas, 1824: James McGregor funda la destilería Balmenach, donde el whisky fluye con mesura, siempre en pequeños lotes. Mismo lugar, 2009: el destilador de la casa, Simon Buley, aplica lo aprendido en los siglos anteriores a la destilación de ginebra. Del whisky, la ginebra Caorunn hereda el grano del que sale el alcohol, la excelente agua de la mezcla y el método de destilación.

Las pequeñs bayas Rowan.

Esta destilación se hace lentamente en un alambique Berry de los años 20, en pequeños lotes como decíamos, conservando sólo el corazón del destilado. Los botánicos han sido elegidos para crear una doble faceta en Caorunn. Es una London Dry tradicional con su enebro, sus cilantro, angélica, naranja, limón y casia. Pero encarna también la “esencia” escocesa con baya Rowan (que da nombre, en escocés, a la ginebra), manzana Coul Blush (que debe de ser de por allí), brezo, mirto y diente de león.

Un proyecto muy escocés con éxitos internacionales

Caorunn es potente, más alcohólica y untuosa de lo que pueden sugerir sus 41,8 grados alcohólicos. Predominantemente seca, de entrada destacan los aromas herbales y florales. Luego llega el golpe cítrico y resulta más cálido de lo esperado. Tiene toques picantes, y un final largo y seco. Perfectamente transparente y bien presentada en una botella sin hombros de cuello estrecho, serigrafiada y con tapón de corcho.

Caorunn es una ginebra muy polifacética que puede beberse tranquilamente con hielo para apreciar su frescura algo amarga, como la tierra que la parió. Si no, en gin tonic, tiene suficientes matices aromáticos para permitir mezclas arriesgadas. Fever Tree, naranja y lavanda para “mediterraneizarla”. Fentimans, enebro y cardamomo para sacarle toda la ginebra que lleva dentro. 1724 y manzana roja, tal vez el perfect serve.

Caorunn reivindica su raíz escocesa, y defiende con dignidad la chulería: es una ginebra perfectamente reconocible como tal entre las mejores de su clase, pero la arriesgada y nacionalista mezcla botánica aporta realmente algo que la diferencia de las demás. Y demá tiene sentido en cuanto a combinación aromática se refiere. ¿Qué más se puede pedir? Un precio un poco más asequible, tal vez…

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


× 7 = twenty one

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>